La historia del perrito Ramón: ejemplo de rescatismo en Valdivia

0
1979

Hace tres años que la vida de “Ramón”, un perrito que sufrió por algún tiempo maltrato animal, pudo cambiar gracias a la buena intención de Dayan Gutiérrez, quien no dudó en adoptarlo, después de verlo en pésimas condiciones de salud.

“Vi a Ramón en la foto de un diario y fue amor a primera vista, lo vi tan débil y tan abandonado, pensé en mis tristes periodos de niñez. Entonces con mis hijas decidimos adoptarlo”, relata Dayan, agregando que el proceso de recuperación del animal fue muy lento debido al avanzado estado de desnutrición y deshidratación que tenía.

“Ramón pesaba entre 6 y 7 kilos, los veterinarios calcularon que tenía 8 a 12 meses y estaba muy mal, desnutrido, deshidratado, su piel estaba muy dañada y no era por sarna, era sólo debilidad. Estuvo alrededor de 3 semanas en la veterinaria, lo íbamos a visitar para que se acostumbre. Era un perro muy miedoso, tímido, muy brusco y era agresivo. En agosto la voluntaria lo trajo a casa, acá ya teníamos a Angus, su hermano. Era como un bebé, celebraba cada nuevo progreso. Aprendió a subir al sillón y lo hacía 100 veces, las escaleras y la cama. Comía como si el mundo se fuera a acabar”, cuenta la orgullosa actual “madre” adoptiva del perrito que ya se encuentra en mejor estado y en un hogar que le entrega cariño.

“Es un perro maravilloso y no lo cambiaríamos por nada del mundo. Ha cuidado a mis hijas desde que tienen 3 y 8 años y ama a su familia, ama comer, ama su casa. Quiero decir que la recuperación es posible, que el agradecimiento infinito de nuestro Ramón se ve cada día en sus ojos, que enseñemos a nuestros niños a cuidar, amar y respetar, que esterilicemos.

Y sobre todo, que apoyen a la causa, rescatistas, animalistas o mascotistas, como les llamen, hacen una tarea maravillosa y muchas veces mal mirada, aún no lo entiendo.
Ahora Ramón pesa alrededor de 20 kilos, está full recuperado aunque tiene algunas secuelas físicas y psicológicas, pero eso es parte del pasado”, finaliza Dayan.
        
      

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here